EMAKUMEAK, ZUTIK, SUTAN!

Martxoaren 8 honetan, Emakumeen Nazioarteko Egunean, derrigortuta gaude kalera irtetzera. Gure ahotsa entzunaraztera eta salaketa egitera. Gizakia elementu produktibo gisa baino baloratzen ez duen sistema hau salatu nahi dugu, bere makineria kontsumista ankerrean bete-betean sartzen direnak baino ez dituena probetxugarritzat jotzen. En este 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, estamos obligadas a salir a la calle. A alzar nuestra voz y difundir nuestro mensaje de denuncia de un sistema que solo valora al ser humano como elemento productivo. Zeharo materialista den paradigma horrek baztertu eta gutxietsi egiten ditu bestelako jarduera batzuk, ordaindu gabe eta anonimotasunean garatzen direlako. Ikuspegi hori alderdi guztietatik sartu digute gizon-emakumeoi. Hartara, ez dugu jakin izan ez nola mantendu ez nola balioetsi balio-heziketaren garrantzia, maitasunean, elkartasunean eta ongizate orkorrean oinarritzen dena.

Berdintasunaren irudipenean bizi gara. Aitzitik, gizonen eta emakumeen eskubideen arteko aldeak areagotu egin dira, gizartearen indiferentziaren aurrean, heteropatriarkatuak emakumeei dakarzkien eraginik bortitzenak aurrez aurre dituen bitartean: tratu txar sistematikoak, heriotza eta prekarizazioa. Krisialdi edo gerra ekonomiko honek ez du gupidarik emakumeokin, hainbat eremutan (lana, gizartea, osasuna, etxea…) gertatzen ari diren eskubide-galerek agerian uzten duten bezala.

Gizarte-zerbitzuak desagertzeak zailtasun ikaragarriak jartzen dizkie hainbat emakumeri autonomia eta bizi-kalitate duina eskuratzeko. Azken muturrean, galera horrek euren osotasun fisikoari ere eragin diezaieke.

Lanaren arloan, emakumeek, prestakuntza-maila handiagoak izan arren, gero eta urrunago ikusten dute kontratatuak izateko, lanari eusteko, lana eta familia uztartzeko, ordainsari bera izateko edo lanpostu hobea lortzeko baldintza berak izateko aukera, emakume izate hutsagatik.

Familiaren esparruan, emakumeak, diru-ekarle izateaz gain, familia osoa zaintzearen ardura du askotan. Horren haritik, emakumeak lan-esparruan eginkizun bat betetzen jakin izan duen bezala, gizonek ere era berean inplikatu beharko lukete etxeko eremuan.

Gizaki zibilizatuaren alde egiten dugu, orain arte gutxietsi eta emakumeei bakarrik egotzi zaizkion rolak beretuko dituena. Bidezko mundua nahi dugu, bestearen, bere gaitasunen eta giza potentzialaren balorazioan, zaintzan eta ongizatean oinarrituko dena.

Bihoa gure omenaldia eguneroko jardun isil eta isilduaren beroaren argitan, mundu hobe baterako bidea erakusten diguten milioika emakumeenganaino.Un sistema que solo considera útiles a aquellas personas que se imbrican en su inhumano engranaje consumista. Este paradigma puramente materialista comenzó por excluir a toda persona que desarrollara otro tipo de actividad, que, aún siendo necesaria o imprescindible, por no estar retribuida y hacerse desde el anonimato, fue catalogada como categoría inferior. Esta óptica nos ha sido inculcada a hombres y mujeres desde todos los flancos, de manera que no hemos sabido conservar ni apreciar en toda su magnitud la importancia de una educación en valores, basada en el amor, en la solidaridad y en el bienestar general.

Vivimos en el espejismo de una igualdad que no es tal. Al contrario, se han acentuado las diferencias de derechos entre hombres y mujeres, ante la indiferencia de la sociedad, que observa los efectos más cruentos del heteropatriarcado: el maltrato sistemático, la muerte y la precarización de sus mujeres. Esta crisis o guerra económica está incidiendo en nosotras despiadadamente, como bien reflejan las pérdidas de derechos en numerosos ámbitos: laboral, social, sanitario y doméstico.

La desaparición de servicios sociales dificulta enormemente la autonomía, una calidad de vida digna -de muchas mujeres y de sus hijos/as- y, en última instancia, puede llegar a afectar incluso a su integridad física.

En el terreno laboral, a pesar de que las mujeres cuentan con una mayor preparación, vemos cómo viven cada vez más lejana la posibilidad de ser contratadas por el mero hecho de ser mujeres, de conservar su puesto, de conciliar el trabajo con la familia, de tener la misma remuneración o las mismas posibilidades de promoción.

En el ámbito familiar, la mujer, además de proveedora económica, generalmente, es la responsable del cuidado de toda la familia. En este sentido, así como la mujer ha sabido asumir un papel en el mundo laboral, creemos que el hombre debería implicarse de igual modo en el ámbito doméstico.

Abogamos por un ser humano civilizado, que asuma como suyos roles que hasta ahora han sido denostados y atribuidos solamente a mujeres. Queremos un mundo justo, basado en la valoración, el cuidado y el bienestar del otro/a, de sus capacidades y de su potencial humano.

Nuestro homenaje a los millones de mujeres que, con la luz y el calor de su acallada labor diaria, iluminan el sendero hacia un mundo mejor.

EMAKUMEAK, ZUTIK, SUTAN!

Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s