¡No tragamos con el futuro de los estudiantes!

El país se va a pique y una de las maneras para rescatarlo parece ser recortar en uno de los pilares básicos de la  vida de una persona como es su educación.
Esto se empieza a ver reflejado ya en la educación primaria, con el claro ejemplo del aumento de alumnos por profesor en las clases. Ello conllevará a una menor atención personal al alumno, que tendrá como consecuencia una disminución del rendimiento de éste. Justo lo contrario al camino que emprendíamos hasta ahora.
En el siguiente paso posible en la educación, como pueden ser los estudios universitarios, tampoco han  escatimado en recortes ¿Cómo? Fácil, sencillo y para toda la familia:

PRIMER PLATO: Una subida del 66% en las tasas universitarias.
Este aumento nos deja dos alternativas:
– Por un lado tenemos la opción de que el estudiante no sea capaz de afrontar ese gasto y no vaya a la universidad. Haciendo así que al único trabajo al que pueda aspirar sea precario.
– Por otro lado nos encontraríamos con que el estudiante, obstinado por procurarse un futuro mejor, decida continuar sus estudios en la universidad. Esto supondrá en la mayoría de los casos que él o su familia necesitará de un préstamo para poder pagarla, lo que le aboca a un futuro bajo el yugo hipotecario.

Como condimento podemos barajar la opción de que el estudiante decida trabajar para poder pagarse los estudios y no  empeorar así la situación económica de su familia. Esto puede no resultar una buena opción ya que el tiempo invertido en  el trabajo es tiempo perdido para el estudio. ¿Resultado de esto? Mayor probabilidad de suspenso, lo que supone que el  estudiante va a tener que pagar más, encontrándonos así con la pescadilla que se muerde la cola.
Pero para quien no le guste el pescado, tenemos preparado un segundo plato alternativo.

SEGUNDO PLATO: Futuro laboral
– Necesidad de efectivos mejor preparados para un empleo que sin embargo, ofrece cada vez menores recompensas.
– Los contratos de prácticas se alargan como mínimo un año, cobrando un sueldo menor a 600 euros como máximo y con  la libertad de poder ser despedido en cualquier momento y sin indemnización.
Ésta precariedad induce a terminar creyendo que el ser mileurista es un lujo, creando así una nueva “clase social”  constituida por gente que aun trabajando no tendrán suficiente para sobrevivir en un supuesto estado de bienestar.
– Las carreras con salidas en investigación se ven francamente afectadas por la disminución en la financiación de ésta.

Como resultado, las ofertas de empleo en éste área se ven prácticamente reducidas a cero, provocando una masiva fuga de cerebros.
Si aun con todo esto os habéis quedado con hambre, tranquilos que nos queda el postre:

POSTRE: EU 2015
Como postre tenemos esta bomba que no está rellena de nata si no de falsas excusas. El plan “Estrategia Universidad 2015” es la prueba de ello.
Todas las medidas adoptadas hasta ahora con excusa de la actual crisis económica, formaban ya parte de este plan que se  acordó en 2009 como la segunda parte del plan Bolonia.
Como resultado de éste plan la universidad termina dominada por las empresas, por lo tanto, además de privatizarla, y  volverla elitista, dirige a los estudiantes directos hacia el mercado laboral que ellas deseen y no hacia los intereses sociales  del momento.

Visto el menú que hay nosotras, Amaia y Nerea, NO TRAGAMOS! y te invitamos a ti también a NO TRAGAR!
¿Qué futuro nos espera, si las nuevas generaciones, o van a ver reducida su educación, o no van a verla compensada y se  van a ir? ¿Quién va salvarnos de esta crisis?

EZ IRENTSI! NO TRAGAMOS! Y por ello estaremos realizando un ayuno de 48h a partir de las 00:00 del viernes 4 en  el campus de Leioa, hasta las 17:00 del mismo día. El sábado nos trasladaremos al campus de Sarriko, para desde  primera hora de la mañana y hasta el cambio de turno informar a todo el que quiera escucharnos cuáles son nuestras reivindicaciones.

Esta entrada fue publicada en Breves. Guarda el enlace permanente.