Artículo de Opinión: Desobedecer lo abusivo, injusto y netamente criminal

Compañera en

el pleno de Ermua

Representantes municipales del Consistorio de Ermua llevaron al pleno el documento del movimiento M15M “Cuando desobedecer dignifica”, con el fin de debatir y votar su eje central: la insumisión a un entramado normativo de consecuencias sociales devastadoras.

La iniciativa busca mayor presencia en los ayuntamientos de Euskal Herria para obligar a las diferentes fuerzas del arco político a posicionarse sobre los nocivos efectos del sistema.

El muro infranqueable de la desigualdad está tejido por normas insostenibles y leyes inadmisibles, es por ello que uno de los portavoces del 15-M emplazó a los ediles de Ermua a “desobedecer lo abusivo, injusto y netamente criminal” en un momento en el que es necesario “poner freno al abuso de entes abstractos guiados por la lógica del mercado”.

A pesar de la incertidumbre estructural, los concejales no apoyaron la moción cuando el 15-M pidió una respuesta ante “la sensación de emergencia, porque no sabemos hasta qué punto se va a expandir este grave abuso”.

Tres fuerzas con representación minoritaria apoyaron la moción aunque con varias reservas. La edil de Ezker-Anitza IU reconoció la existencia de “una guerra silenciosa” que “obliga a no ser sincera y reprimir expresiones”, por lo que no se extendió en su arenga y votó a favor, en palabras suyas, para “buscar una salida a la emergencia social, porque hay intereses insospechados, gente sin casa y pasando penurias”.

Mucho menos explícitos se mostraron los concejales de la formación abertzale EH-Bildu, quienes a pesar de votar a favor, se negaron a tomar la palabra y no hicieron uso del turno para manifestar su opinión ante las propuestas del movimiento, porque opinaron que son sus portavoces quienes han de tomar la palabra.

La pareja de ediles del PNV, sin embargo, sí se mostró crítica con el colectivo M15M, aunque finalmente respaldó en la votación su iniciativa. La organización jeltzale confesó que hace un diagnóstico diferente de la realidad: “no estamos de acuerdo con muchas de vuestras proposiciones”, se limitó a remachar.

Por su parte el partido en el poder –el PSOE- anunció un abierto desacuerdo con la posición del 15-M, cuando el líder socialista y alcalde Carlos Totorika aseguró con total seguridad que “se está controlando a los bancos, ya se está haciendo algo”, apuntó. Su discurso de marcado perfil institucional hizo afirmaciones que escandalizaron e indignaron al público presente en el pleno, tales como “no sabemos a quién pedir responsabilidades”, “creo en la política de hoy y en las instituciones”, “no se puede sustituir el pasado por una nueva versión”, “nosotros creemos en la profundización de la democracia” o “la desobediencia quiere que no se pague erario público y eso afecta a los derechos sociales y a las ayudas” en clara manipulación distorsionada de la esencia del documento bilingüe presentado a las autoridades municipales.

El PP, sin embargo, insistió en la idea de desmarcarse de la política imperante al afirmar que “todos los políticos no somos iguales”, precisamente en un momento en el que los populares gobiernan sustentados en tres ejes principales: desregulación financiera, privatización de servicios básicos y profundos recortes sociales. Ante la evidencia de sus ejercicios de acrobacia argumentativa, fue escueto en sus apreciaciones, muestra a la vez de su indiferencia por las demandas ciudadanas.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Columna de Opinión y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s