Manifiesto Vº Aniversario del M15M Bizkaia 2016: La lucha sin fronteras es el único camino

cartel02En estos cinco años de existencia del M15M hemos sido testigos de cómo un Movimiento social sin precedentes, nació cuando amplias capas de la sociedad se encontraron con una situación insoportable.

Esto venía de lejos, pero los poderosos lo quisieron explotar tanto que se pasaron, y supuso un revulsivo que nos hizo salir a la calle. Fue un despertar de conciencias que 5 años después sigue siendo necesario.

La burbuja inmobiliaria estaba ahogando las economías familiares, los jóvenes se encontraron con un futuro amenazado y un presente imposible para vivir y encarar proyectos de vida, una banca y una mafia financiera que expolió nuestros ahorros con las preferentes y con los desahucios de viviendas (más tarde llegaron a vender viviendas sociales a fondos buitres). Y ante un pueblo que se sintió saqueado se consagró la prioridad del pago de la deuda pública modificando el Art. 135 de la Constitución.

Decíamos que esta situación venía de lejos porque se gestó con la paulatina implantación del sistema neoliberal capitalista y los sucesivos gobiernos que legislaban a favor de los poderes económicos: Reformas laborales; creación de ETTs; desmantelamiento de sectores económicos como el industrial, agropecuarios o ganaderos, sin ser sustituidos por otros que no fuesen inmobiliarios; abaratamiento de despidos; deslocalizaciones; desregulación de los sistemas financieros; etc. e instituciones que, como se ha ido descubriendo, estaban impregnados por bandas corruptas y gestores cómplices, vendidos o incapaces.

Recordemos a Felipe González, a Aznar, al Gobernador del Banco de España…
En todo ello han tenido responsabilidades las cúpulas de los partidos gobernantes, aparatos del poder enquistados en el juego político impuesto por el poder económico y financiero a base de sobornos, contratos millonarios blindados, puertas giratorias, o el blindaje de un bipartidismo que les aseguraba la impunidad y el mangoneo.

Cinco años después la situación ha ido a peor. El PP ha gobernado con mayoría absoluta, ha profundizado en el ataque a los trabajadores en una desenfrenada carrera por derrotar aún más a nuestras débiles y desmoralizadas formaciones. Las reformas, como la laboral, educativa, fiscal, de pensiones, la Ley Mordaza, tasas judiciales, recortes, desahucios, etc. y la corrupción que se sigue descubriendo, sin que se vea que los corruptos paguen por sus fechorías y devuelvan lo robado, ni los responsables políticos lo asuman con sus dimisiones.

La pobreza ha aumentado, mientras los beneficios de las grandes empresas han aumentado. Ellos engordan con nuestra miseria. Este ejercicio tiránico y despótico del poder económico y sus representantes políticos , el hastío y la irritación ante las tramas de corrupción, despertaron conciencias, y del germen del 15 M surgieron alternativas de cambio a todos los niveles, en luchas sociales que recorrieron toda la geografía, huelgas, Plataforma de afectados por las Hipotecas, Mareas, luchas estudiantiles, etc. y nuevas formaciones políticas, que han quebrado la hegemonía del bipartidismo.

Esta situación se daba en el ámbito de la expansión del capital y de la globalización. Es el mismo proyecto que se proponen implantar las grandes transnacionales con los tratados de libre comercio, como el TTIP, CETA y TISA, que se están negociando secretamente por el Consejo Europeo, donde se eliminarán aranceles, rebajarán regulaciones, garantías, normas en áreas básicas. Es un proyecto de las élites mundiales para reducir derechos y beneficiar a las multinacionales.

Un Consejo Europeo (donde hay gobiernos de todos los colores) que han firmado recientemente el “pacto de la Vergüenza” con Turkia, un acuerdo que ignora los más elementales derechos y libertades recogidos en todos los tratados internacionales y en la Declaración Universal de los Derechos Humanos y contra todo sentimiento de humanidad y fraternidad.

Reconociendo que el panorama político algo ha cambiado, en el panorama laboral y social todo sigue igual o peor. Mientras la casta política se dedica al juego de quítate tú para ponerme yo, las élites nos precarizan, exprimen y saquean, se enriquecen más y más sus cuentas bancarias en los paraísos fiscales y sus empresas apenas pagan impuestos.

Los de abajo, precarios y sin futuro, necesitamos cooperación y apoyo mutuo que genere alternativas a la economía especulativa, esa estafa y esa corrupción descomunal del capitalismo. Que sean los gobiernos quienes obedecen al pueblo y no al revés. Queremos vivir de otra forma, queremos compartir, decidir, cooperar, queremos una democracia real ya.

Hemos estado, seguimos y seguiremos en las luchas, en las calle, en las plazas. No nos vamos a callar. Tenemos distintas procedencias, somos horizontales, no tenemos líderes, sabemos que no coincidimos en todas nuestras inquietudes e ideologías, pero aun así́ estamos dispuestas a escucharnos, a consensuar, a obrar, a soñar, a crear y a luchar juntas y juntos.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.