Contra las “leyes Mordaza” y sus aplicaciones. CONCENTRACIONES: el jueves día 30 a las 19,00 h. en la plaza Circular y el viernes día 1 de Julio, a las 10,15 h. en la plaza Elíptica de Bilbao

MOZALURTEURRENADurante los últimos años, con la crisis generada por el propio sistema como excusa, hemos asistido a una pérdida sistemática de derechos sociales que ya anteriormente eran escasos: derechos laborales, derecho a la sanidad, a la educación, a la vivienda… Un ataque que ha generado un aumento de la movilización ciudadana. Frente a esta situación de abolición de derechos fundamentales, las instituciones, una vez más, se dedican a formular leyes y reformar el Código Penal para criminalizar los actos de participación política y las movilizaciones de protesta. En síntesis: Con una mano nos roban derechos sociales, con la otra el derecho a luchar por esos derechos.

Hace, un año, el 1 de julio del 2015, entraron en vigor dos de las Leyes Mordaza: Ley de Seguridad Ciudadana y Reforma del Código Penal. Ambas forman parte de un paquete más amplio de medidas, como la Ley de Enjuiciamiento Criminal, la Ley de Seguridad Privada o el casi clandestino Plan de Lucha Contra la Radicalización Violenta. Todas ellas dirigidas a quitarnos libertades, castigar la protesta y las situaciones de pobreza y precariedad. Cualquier vecino o vecina pasará a ser sospechosa si el agente de turno considera que puede llegar a cometer un delito sin necesidad de que lo haya cometido, criminalizando de este modo ya no sólo hechos sino también determinados colectivos como migrantes, activistas, personas sin recursos y quien demuestre solidaridad con dichos colectivos.

Sabemos cuál es el objetivo de este conjunto de leyes: que el miedo, el castigo y la represión nos desborden y se vacíen las calles. Sin embargo,  llevamos la semilla de una sociedad solidaria en nuestros corazones y en nuestro cotidiano ya estamos recogiendo sus frutos. En este pueblo conocemos perfectamente cuáles son las consecuencias de las leyes de excepción. Durante muchos años hemos sido el laboratorio de este tipo de medidas cuyo objetivo ha sido acallar las respuestas ciudadanas y, pese a todos los obstáculos, hemos desarrollado la inteligencia y el cuidado colectivo para bailar por encima del autoritarismo.

Sabemos que con estas medidas la protestas ciudadanas, las propuestas y las alternativas que ponemos en marcha desde las vecinas y para las vecinas se criminalizan con mayor facilidad. Por eso, más que nunca, hacemos un llamamiento a perder el miedo y a desobedecer ante estas leyes injustas: la calle es el espacio de las personas, es el momento de multiplicar las tendencias hacia la organización y el apoyo mutuo entre vecinas. Si no somos nosotras, ¿quién? Si no es ahora, ¿cuándo?

 Por todo lo dicho, este próximo 1 de julio, hemos convocado una movilización. Una iniciativa independiente y descentralizada, pero coordinada con el resto de capitales vascas al sur de los pirineos. A todas nos une la lectura realizada, que hemos consensuado y se repetirá estos días en cada capital. También el lema general: No a las Leyes Mordaza. Lege injustuak desobeditu. El tipo de movilización será distinta en cada lugar, pero en todos los casos las convocatorias están organizadas entre colectivos sociales y políticos diversos. Creemos que este trabajo en común entre diferentes es indicativo de la amplitud de la preocupación y enfado que generan las distintas leyes mordaza.

Porque de lo que estamos hablando es de que en Bizkaia, durante este año, al menos 1.907 personas han sido sancionadas por la Ertzaintza en base a la nueva Ley de Protección de la Seguridad ciudadana, según datos oficiales. De estas 1.907 personas sancionadas, 43 lo fueron por desórdenes, 61 por resistencia a la autoridad, 66 por ocupación de inmuebles y 345 por faltas de respeto a agentes de la autoridad… A esto habría que añadir las sanciones interpuestas por las demás policías activas en este herrialde. Estas leyes y estas sanciones atentan contra nuestras libertades y es por ello que abogamos por su derogación, una derogación que exigimos al futuro gobierno del Estado. Pero mientras llega esa derogación, exigimos al resto de las instituciones de nuestra tierra con competencias en materia policial (Gobierno Vasco y ayuntamientos), que no apliquen una ley injusta y que se declaren insumisas a la misma.

Herritarren kriminalizazioaren aurkako plataforma /Plataforma contra la Criminalización social: Asociación Trabajadoras Hogar, SOS Arrazakeria, Berri-Otxoak, ELEAK, Ernai, Fundación Paz y Solidaridad, Greenpeace Euskadi, Kakitzat, KEM-MOC, Komite Internazionalistak, m15m, Mugitu!, Mujeres del Mundo, Plataforma de sin papeles Mbolo Moy Doole, Sagarrak, SalHaketa Bizkaia, Sare Antifaxista, Tosu Betirako.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.