Acción informativa contra el CETA y el TTIP: Lunes 12 de Septiembre, 18,00 h. en la plaza del Arriaga

No al ttipLas críticas gubernamentales de Alemania y Francia al TTIP son electoralistas y una cortina de humo para aprobar el controvertido tratado comercial entre la Unión Europea y Canadá (CETA), el hermano pequeño del TTIP.

 El Gobierno francés ha informado de que solicitará en la Cumbre informal de Ministros de Comercio de la Unión Europea en Bratislava (22-23 de septiembre) la interrupción –temporal– de las negociaciones con Estados Unidos del Tratado Transatlántico de Comercio e Inversión (TTIP). Antes, el vicecanciller alemán, ministro de Economía y líder del Partido Socialdemócrata (SPD), Sigmar Gabriel, dijo que las negociaciones del TTIP han “fracasado de facto”. Estas palabras han tenido un impacto mediático mundial.

Sigmar Gabriel, sin embargo, ya ha dado pasos atrás. Después de recibir duras críticas de representantes del poder económico y financiero como la Federación Alemana de Industrias, dijo que después de las elecciones en Estados Unidos, el TTIP podría “volver al orden del día”.

Los próximos meses serán clave. La firma del CETA por el Consejo Europeo está prevista para octubre. Más adelante, el Parlamento Europeo decidirá sobre el tratado que abriría la puerta a más privatizaciones, incluye cláusulas que impiden la remunicipalización de servicios públicos y limita la regulación sobre el sistema financiero. El CETA también contempla la creación de tribunales privados de arbitraje, algo que socava la democracia y crea un sistema de justicia paralelo.

Si el Europarlamento diese su visto bueno, el CETA se aplicaría provisionalmente en el primer semestre de 2017. La posterior ratificación en los diferentes parlamentos nacionales y regionales en los Estados miembros y puede durar años. El cálculo de Gabriel es que estas ratificaciones no comenzarán antes de sus respectivas elecciones. Esperan que para entonces el estado de ánimo negativo contra CETA y TTIP haya cesado.

 El M15M de Bizkaia quiere insistir en la denuncia de lo que estos tratados representan y sus consecuencias, del evidente déficit democrático de las instituciones europeas y sus pretensiones de evitar el debate y la intervención de parlamentos nacionales y ciudadanía en su negociación y ratificación.

Esta entrada fue publicada en Movilizaciones. Guarda el enlace permanente.