Se incrementa la desigualdad social en Euskadi con el gobierno del PNV

urkulluSalarios

Mientras unos pocos están forrándose, la mayoría sufre por bajos salarios, precariedad, pobreza y exclusión.

Según Nekane Jurado por la “actitud del Gobierno de Urkullu de sumisión al empresariado vasco“: los beneficios de las empresas aumentan cada año su disparidad con las rentas salariales, la última bajada del Impuesto de Sociedades, y el aumento de los beneficios fiscales hace que de cada 100 euros que se espera recaudar en 2016 en Hego Euskal Herria solamente 8,3 serán pagados por las empresas, frente al 14,45 de 2008″.

Gracias al Concierto Económico que permite a las haciendas forales reducir impuestos, sobre todo, a quienes más tienen, el 1,67% de la población controla el 44,78% de la riqueza.

Un 16% de los trabajadores vascos son, además, pobres debido a la caída de los salarios durante la crisis y la precariedad que se ha extendido.

Recortes sociales

La UE gasta un 29,4% en protección social, pero el Gobierno Vasco, en manos del PNV, llega según sus datos al 25,2%. Tendría que repartir 2.761 millones más en esta área para equipararse a la UE. La Renta de Garantía de Ingresos (RGI) ha experimentado un recorte del 7% anual en los presupuestos oficiales desde el 2014, es decir un 21% en estos tres ejercicios.

Pobreza

El 8% de la población sobrevive con ingresos inferiores a 500 euros al mes y el 36,33% se sitúa por debajo del umbral de pobreza, en Hego Euskal Herria hay 104.498 personas en paro (57,715%) que no percibe ni prestación, ni subsidio por desempleo.

Se ha producido un incremento de demanda por el estado de necesidad y pobreza que sigue creciendo; de 64.675 personas atendidas en enero, se ha pasado a julio (último dato disponible) a 65.181 personas. En la crisis se ha triplicado las personas necesitadas de ayuda social.

Se han endurecido en plena crisis económica los requisitos para tener acceso a las mismas. Además, hay otras 49.547 personas que reciben la Ayudas de Emergencia Social (AES) para atender necesidades básicas y pago de alquiler de vivienda que, al contrario de la RGI, cuentan con un presupuesto cerrado y escaso.

Solo el 41,4% de la población es clasificada en “situación de pleno bienestar” según datos oficiales.

Paro y Destrucción de empleo

El paro (13,75%) no alcanza las cotas del Estado español. Hasta agosto existen 141.464 personas en el desempleo inscritas en las oficinas de Lanbide. Entre 2008 y 2016, se han destruido en Hego Euskal Herria 173.425 puestos de trabajo fijos, de esa cantidad, más del 80% corresponde al ámbito del Gobierno Vasco, presidido por Iñigo Urkullu (PNV).

A esta realidad le acompaña la elevada precariedad laboral gracias al “ejército de parados” existente. El 93,46% de los contratos que se firman en el ámbito vasco son temporales. Más de la mitad tiene una duración inferior a 30 días y un 40% de los contratos temporales son a tiempo parcial.

En este campo, en los ocho meses de 2016 se han firmado 56.266 contratos más que al inicio de la crisis, pero se han reducido en 13.449 la contratación indefinida. Además en Hego Euskal Herria hay 104.498 personas en paro (57,715%) que no percibe ni prestación, ni subsidio por desempleo.

Fraude y política fiscal

La presión fiscal está desequilibrada hacia las rentas de trabajo en beneficio de las rentas de capital y empresariales. Si las haciendas de Euskadi aplicarán la presión fiscal media de la UE (39,4%, dato de 2012 cuando la vasca era 30,5%) los ingresos se incrementarían, unos 5.500 millones para la CAV.

Un informe de este año confirma que las arcas de las haciendas forales vascas pierden 2.300 millones anuales de ingresos por el fraude fiscal.

De hecho, entre 2008 y 2014, en tiempo de crisis, perdieron 24.602 millones por el fraude fiscal y la economía sumergida. De esa cantidad, 13.597 millones corresponderían a las haciendas vascas; 1.901 millones serían competencia de la hacienda española y 9.094 millones de la Seguridad Social por impago de cotizaciones, etc.

Nota: Datos y notas extraídas de artículos del periodista Juanjo Basterra

 

Esta entrada fue publicada en opinion. Guarda el enlace permanente.