Valoración elecciones autonómicas del 25S (Extracto del acta del 26-9-2016)

descargaEntre otras valoraciones, se destaca la división mantenida entre Izq. Unida y Podemos así como la visibilidad acaparada por esta última frente a la de IU y Equo que han resultado “arrinconados o tapados”. Podemos está alcanzando techo, pues en número de votos va bajando, dándose que el P. socialista también ha ido bajando. En cambio, EH Bildu ha obtenido buen resultado.

Aunque el resultado global es de continuidad, respecto al conjunto En Marea y Elkarrekin Podemos, lo que han conseguido es mucho para lo difícil que era, en el tiempo que llevan estas opciones, más allá  de las críticas que se les puedan hacer.

En Euskadi, Elkarrekin Podemos ha perdido más de 150000 votos respecto a las anteriores de junio. En cambio el PP en Galicia y aquí el PNV, han ido a más. Los debates han sido “de guante blanco” y frente a Urkullu dejaron de lado temas de interés como el TTIP y el CETA, Sanidad, recortes en Educación, etc. presentaron esto como un oasis de la corrupción y salió favorecido el PNV.

Se sigue acusando el efecto de las corrientes internas en Bilbao, los grupos que se presentan como “Ganemos, sí Podemos”, sembrando confusión etc.

En el programa de Elkarrekin Podemos se aprecian ambigüedades y no ha conseguido movilizar a los abstencionistas; IU es transparente con sus debates internos y los saca a la calle, en cambio Bildu los mantiene dentro con más discreción.

Se destaca, también, el gran número de candidaturas electorales que se pueden encuadrar en entornos de izquierda, hasta 14 papeletas de éstas en algunos colegios electorales.

Los resultados, principalmente en Galicia (en Euskadi con un ligero descenso) no le pasan factura al PP por la legislatura pasada ni por la corrupción.

Ciudadanos va en declive con la posibilidad de ser una sombra del PP o absorbido por éste. El PSOE acusa la presión externa entre la derecha y la izquierda, y sus propias tensiones dañinas internas.

A la izquierda del P. socialista, las formaciones coaligadas se afianzan en ambas comunidades, pero con resultados decrecientes respecto a las expectativas iniciales. La polémica interna de Podemos con resonancia pública interesada, no tiene porqué ser un factor de división, sino disyuntivas permanentes en un partido que quiera ser opción electoral.

Los nacionalistas, mirando para sí mismos, están en su papel, pero, ¿harán imposible esperar algún acuerdo con ellos? El PP está esperando. La izquierda en su conjunto, ¿dónde se encuentra?, ¿cuántas izquierdas hay y cómo se gestiona esa división?, ¿persiguiendo liderazgos dejando heridas por el camino y jugando al derribo del competidor?

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.