El parlamento de Valonia cede ante las presiones y los chantajes feroces de la Comisión Europea, del gobierno belga y de la patronal europea, allanando la firma del CETA

imagesConservadores, socialdemócratas y liberales europeos logran imponer sus políticas neoliberales por las buenas o por las malas” a los parlamentos elegidos democráticamente. El gobierno belga de corte derechista y ultra liberal ha conseguido, tras la amenaza con recortes en subvenciones y otras medidas económicas, que el Parlamento de Valonia, diera luz verde a la firma del CETA.

Charles Michel, primer ministro belga, ha anunciado ayer que su Gobierno levanta el veto al tratado de inversiones entre la Unión Europea y Canadá (CETA por sus siglas en inglés).

En verano, la Comisión Europea, maniobró para que el Tratado, considerado Mixto –esto es, que tiene que ser ratificado en cada uno de los 38 Parlamentos nacionales y regionales– pudiera entrar en vigor de forma provisional antes de esa ratificación, que dependerá en países como Francia y Alemania de las cámaras resultantes de sus próximos procesos electorales.

Con este acuerdo, se consiguió luz verde para que el CETA comenzase a andar con el voto de los Gobiernos actuales, incluido el Ejecutivo español, en funciones hasta que se produzca la investidura de Mariano Rajoy.

El Gobierno en funciones maniobró en verano para la ratificación exprés del CETA sin haber informado ni consultado al Congreso de los Diputados ni al Senado ni los Gobiernos de las Comunidades Autónomas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.