Comunicado del M15M a la ciudadanía

imagesDesde el Movimiento M15M de Bizkaia, que juntamente con partidos políticos, sindicatos y otros Movimientos Sociales, llevamos largo tiempo promoviendo  acciones contra los Tratados de Libre Comercio, CETA, TTIP y otros, que amenazan a la democracia, y ambicionan facilitar a las grandes empresas multinacionales las privatizaciones de los servicios públicos, ante la llegada de Donald Trump a la Presidencia de EE UU, queremos expresar nuestra opinión respecto a la aparente coincidencia con la posición del nuevo presidente de EE UU, respecto a estos Tratados.

Donald Trump ha declarado su oposición al TTIP y a los Tratados de Libre Comercio, y que tomará medidas proteccionistas para sus empresas y sus productos. La opinión de los adeptos a los gobiernos europeos es que su mandato va a suponer un freno a la economía mundial y de EE UU. Pero los poderes económicos (que no se presentan a las elecciones) seguirán mandando; es el Partido Republicano el que tiene las riendas del Parlamento y del Senado y en este partido están, también, los grandes empresarios y financieros que están impacientes por firmar  estos tratados.

El poder económico real está alrededor de Wall Street y de las grandes multinacionales, que no tardarán en convencer a un Presidente fantoche como Trump de las ventajas que tienen para ellos estos tratados, por lo que podemos temer que las negociaciones del TTIP seguirán persiguiendo los mismos planes de implantación del colonialismo económico internacional.

Veremos cómo los otros tratados, ya firmados, como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, NAFTA (entre EE UU, México y Canadá), o el Transpacífico (TPP), firmado recientemente entre EE UU, y otros doce países, seguirán aplicándose con claros perjuicios para los trabajadores. “El NAFTA, por ejemplo, ha beneficiado a las clases empresariales de los tres países a costa de los trabajadores. Grandes empresas manufactureras de EE UU (donde el salario mínimo es de 7,25 dólares/hora) se desplazaron a México (donde el salario mínimo es de sólo 58 céntimos), disparando los beneficios empresariales… a la vez  que destruyeron millones de puestos de trabajo, devastando estados industriales como Ohio, Michigan o Pennsylvania. Por otra parte, estas inversiones extranjeras en México, a la vez que crearon empleos destruyeron muchos más a causa del colapso de muchas empresas locales mexicanas al no poder competir con las grandes transnacionales. El elevado desempleo en México incrementó el flujo migratorio hacia EE UU”. (Murdering American Manufacturing: ‘Strictly Business’).

Por lo tanto, nuestra oposición a estos Tratados de Libre Comercio, sigue siendo necesaria, y consideramos que la llegada del ultraderechista, xenófobo y misógino Donal  Trump es una muestra de la deriva que están tomando las sociedades occidentales castigadas por los desmanes financieros que han provocado las crisis en los distintos países, donde las clases trabajadoras y populares sufren el paro y el empobrecimiento a costa de los beneficios del capital que impone el liberalismo.

La respuesta que están aplicando los gobiernos de la Unión Europea está favoreciendo esa deriva y, tal como ha ocurrido en EE UU,  corremos el riesgo en Europa del crecimiento de la ultraderecha. ¿Estaremos a tiempo de evitarlo?

Es tarea de todos.

Defendamos nuestros derechos

(10 de noviembre de 2016)

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.