Por un sistema público que garantice unas pensiones dignas: Lunes 12 de Febrero, 12:00 Concentración frente al Ayuntamiento de Bilbao y a las 18:00 h. acción informativa en la plaza del Arriaga

Contra la política gubernamental de PENSIONES DE MISERIA, y contra la subida del 0,25% en aplicación del denominado Indice de Revalorización. Son ya 7 años de pérdida del poder adquisitivo. Exigimos la recuperación del modelo de revalorización automática de las pensiones en relación al IPC real.

Contra las PENSIONES DE HAMBRE de las personas con bajas pensiones y en especial la situación de la mujer, con pensiones medias inferiores en un 37% en comparación con la de los hombres. Asimismo estamos contra la segregación de las pensiones de viudedad y orfandad del Régimen General.

Contra el ROBO DE LAS PENSIONES. Se incumple el artículo 50 de la Constitución que dice: “Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad”.

Porque el sistema público de Pensiones, está siendo quebrado de forma premeditada y metódica. La reforma del sistema de Pensiones de la Seguri-dad Social de Zapatero ha supuesto una rebaja media del 20%, y la segunda reforma de 2013 de Rajoy con la aplicación del factor de sostenibilidad a partir de 2019, sumará una pérdida adicional del 15%.

Contra la política de saqueo de Rajoy, que en vez de proponer alternativas para cubrir el déficit se ha limitado a esquilmar 66.800 millones de euros en seis años de la hucha de las pensiones. Contra la política de derribo del sistema que genera artificialmente el déficit de la Seguridad Social, debido a las multimillonarias bonificaciones que reciben los empresarios, y contra la caída en picado de las cotizaciones por la contratación basura y pésima calidad del empleo, como consecuencia de las reformas laborales.

Contra la desgravación fiscal a las aportaciones a los Planes Privados de Pensiones, porque restan ingresos al sistema público. Las pensiones privadas son un estupendo negocio para los banqueros y constituyen un atentado al sistema público, porque pretenden justificar la rebaja de las prestaciones. Y solamente son accesibles para las personas que tienen rentas altas.

Porque la capacidad de financiar las pensiones depende de la producción de riqueza y su distribución. El sistema público de pensiones (sistema de reparto) hoy es perfectamente posible. Solo hace falta voluntad política. Si no se llega con las cotizaciones de las personas activas, las pensiones deben financiarse como los demás gastos sociales, es decir: con impuestos y a cargo de los presupuestos generales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.