Una concentración de personas vendedoras ambulantes critican el cambio fiscal y NO QUIEREN VOLVER A LA CLANDESTINIDAD

Esta concentración se realizó ayer, sobre las 11 de la mañana de ayer, en los alrededores de la Oficina de Extranjería de Bilbao, Gran Vía 50, convocada por la asociación para la defensa de las personas manteras MBOLO MOOYE DOOLE, SOS RACISMO- BIZKAIKO SOS ARRAZAKERIA

Estas personas vendedoras ambulantes, habían conseguido desde hacía varios años, la regularización de su situación administrativa, — es decir, obtener una tarjeta de residencia — como trabajadores/as por cuenta propia, y pudieron renovar el primer permiso de un año por otro de 2 años con los mismos requisitos y las mismas condiciones de cotización.

Con gran sorpresa para las personas afectadas, la Administración competente, o sea, la Oficina de Extranjería de Bilbao, ha cambiado los criterios y nos exige ahora cotizar sobre la base de 800 euros en lugar de los 200 euros anteriores, cantidad que ningún vendedor y vendedora ambulante puede alcanzar teniendo en cuenta la precariedad de su trabajo, y sin olvidar que estas personas luchan para encontrarle una alternativa estable y digna a esta ocupación.

Denuncian que la Administración, mediante esta decisión política, quiere de nuevo, ubicarlas en el agujero de la clandestinidad y de la irregularidad que han sufrido durante muchos años de sus vidas.

Tener papeles es un derecho de todas las personas y no es ningún privilegio. Los papeles les permiten, simplemente, moverse sin miedo, buscar trabajo para vivir del sudor de su frente, también protegerse — en cierta medida — de la explotación salvaje que sufren “los/as sin papeles” por culpa de una Ley de Extranjería discriminatoria y racista que les entrega al mundo oscuro de la economía sumergida, sin derechos, sin apoyo legal y sin futuro.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.