Concentración de protesta por el envío de armas españolas desde el puerto de Bilbao destinadas a Arabia Saudí y usadas en la guerra contra el Yemen

“La guerra empieza aquí”, así finaliza el comunicado leído esta mañana, en la concentración contra la producción y envío de armas desde el puerto de Bilbao, convocadas por varias organizaciones sociales, entre las que se encontraba, Ongi Etorri Errefuxiatuak y Greenpeace, que ha reunido a varios cientos de personas.

La venta de armas a Arabia Saudí es “ilegal” porque el Gobierno de España no puede verificar que no son usadas en la guerra de Yemen, en la que ya han fallecido más de 9.000 civiles y otros 52.000 han resultado heridos. Tampoco el Gobierno Vasco se quiere enterar, es “la economía” como dice Rato o los negocios son los negocios, sucios, como el mayor de los negocio, el de la venta de armas. Tampoco se entera el responsable del puerto de Bilbao, Asier Atutxa, que si se entera si son personas refugiadas y les planta un muro.

El Gobierno español y el Vasco, se erigen como paladines de los derechos humanos, dicen luchar contra el terrorismo, y lo cierto es que facilita la práctica de éste, en numerosos lugares del mundo participando en guerras de rapiña, que con la venta de armas, claramente destinadas a masacrar a poblaciones civiles.

Ayer activistas de Greenpeace se colgaron de los amarres de un enorme barco saudí que, atracado en el puerto de Bilbao, iba a ser cargado con armas para transportarlas a Arabia Saudí, con esta acción de protesta pacífica, los activistas denunciaron que estas armas pueden ser usadas contra la población civil en la cruenta guerra de Yemen, que a día de hoy ya ha costado la vida a miles de personas inocentes. La organización ecologista acusa a los Gobiernos de ser cómplice de esta situación por permitir la venta de este material, exigiendo que la ponga fin.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.