El Congreso aprueba los presupuestos con la intención de desactivar el movimiento de pensionistas con unas migajas que no satisface sus reivindicaciones

En materia de pensiones públicas los presupuestos pretenden mediante algunas migajas desactivar las reivindicaciones del potente movimiento en defensa de las pensiones públicas .

Tras la publicación de las cuentas en el Boletín Oficial del Estado, en los próximos días, el incremento de las pensiones será el 1,6% con carácter general y hasta el 3% para las pensiones más bajas. Según lo previsto por el anterior Gobierno, los pensionistas cobrarán en julio una minipaga con los atrasos desde enero, por la diferencia respecto de la subida inicial del 0,25% que tuvieron las prestaciones al inicio del año.

El anterior Ejecutivo había previsto abonar esta minipaga a los pensionistas el 20 de julio. La actual ministra de Trabajo, Magdalena Valerio, asume estos planes aunque, según fuentes del Departamento, la fecha exacta del pago dependerá de la publicación definitiva de la ley en el BOE y de la posterior habilitación de los procedimientos administrativos.

Con la subida del 3% prevista para las pensiones mínimas, una prestación actual de 639,30 euros pasará a ser de 656,83 euros a partir de julio (19,13 euros más). En este ejemplo de pensión mínima correspondiente a un jubilado de 65 años sin cónyuge, la minipaga de julio supondrá un ingreso de 122,8 euros para compenar los atrasos por la diferencia entre la subida del 3% prevista en el Presupuesto para las pensiones mínimas y el 0,25% que se incrementaron en enero; todo ello multiplicado por las seis pagas devengadas desde enero más la extra de junio (siete en total) da como resultado esa ‘bufanda’ de 122,8 euros para este ejemplo. ‘Bufanda’ es el término coloquial que hace referencia a las gratificaciones extraordinarias que en ocasiones reciben los trabajadores.

Para una pensión máxima de 2.580,1 euros, la minipaga supondrá un ingreso de unos 243 euros en julio. Esta cantidad asume los atrasos derivados de elevar la subida inicial del 0,25% que se aplicó en enero hasta el 1,6% incorporado en los Presupuestos del 2018. Además, la pensión máxima se situará en 2.614,9 euros a partir de la nómina de julio.

 El movimiento pensionista seguirá en la lucha en defensa de una pensión mínima de 1.084€, la revalorización automática de las pensiones según el IPC, de la igualdad de las pensiones entre hombres y mujeres, de la jubilación a los 65 años, de la derogación de las Reformas de 2011 y 2013 y de la vuelta a la situación anterior al Pacto de Toledo, asegurando las pensiones desde los Presupuestos Generales del Estado.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.