Mientras las empresas apenas pagan impuestos, están en contra del proyecto del Gobierno de una posible subida del 10% de las bases máximas de cotización a la seguridad Social.

Las organizaciones empresariales CEOE, Cepyme y Confebask  se posicionaron en contra después de haberse conocido que el Gobierno de Sánchez estudia subir entre el 10% y el 12% la actual base máxima de cotización de 3.807,70 euros al mes (45.644 euros anuales), con la coartada de que este incremento de  las cotizaciones supone un encarecimiento de los costes laborales, que comprometerá la competitividad de las empresas, penalizando su actividad, la inversión y la creación de empleo.

Los empresarios nunca ganaron tanto como ahora por la precarización del empleo, en base a las reformas laborales, que supone una sangría para los fondos de las seguridad social. Y en lo referente a las cotizaciones, en el año 1982, las cotizaciones empresariales para las contingencias comunes era del 27,28%, en el  1983 del 25,8% en el año 1993 del 24,4% y a partir de 1995 hasta la fecha es del 23,6%. Esta bajada de las cotizaciones, que son salarios diferidos y por lo tanto masa salarial no se las engrosaron las personas que trabajaban, sino que fueron directamente a sus bolsillos, por su supuesto no se quejaron.

Tampoco Los empresarios vascos se quejan cuando se les baja los impuestos, así el Impuesto de Sociedades, ha bajado en su tipo general del 28% al 24%, por debajo del 25% del resto de España. El impuesto de sociedades es la gran bolsa del fraude fiscal.

Los beneficios de las empresas aumentan cada año su disparidad con las rentas salariales, la última bajada del Impuesto de Sociedades, y el aumento de los beneficios fiscales hace que de cada 100 euros que se espera recaudar en 2016 en Hego Euskal Herria solamente 8,3 serán pagados por las empresas, frente al 14,45 de 2008″.

El déficit de la seguridad social se debe en gran parte a la voracidad empresarial, alimentada por el gobierno de turno, incluido el vasco, que no para de aumentar continuamente la tasa de beneficios empresariales a cuenta del dinero de todas las personas que pagamos, porque los ricos a parte de pagar pocos impuestos, se llevan su dinero a los paraísos fiscales.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.