La “Juventud por el clima” o el 15M climático se abre paso en Europa y llega a España con una huelga global para el 15 de Marzo

Según informa el Eurodiputado de EQUO en el grupo Verdes/ALE, Florent Marcellesi, la juventud está marcando el camino de la lucha por el clima en Europa. Ante la pasividad dominante de la clase política, exige acciones políticas ambiciosas y urgentes contra el cambio climático.

El movimiento estudiantil iniciado por la generación Greta Thunberg en Suecia, que movilizó a 75.000 estudiantes en Bruselas, se está extendiendo por todo Europa exigiendo la declaración del Estado de Emergencia Climática y una campaña para educar a la población sobre la gravedad del Cambio Climático en curso y sobre las medidas urgentes que es preciso emprender. La “Juventud por el Clima” en Bélgica lleva ya 6 jueves consecutivos de huelgas escolares por el clima. Como bien dicen, “si el cambio climático nos deja sin futuro, de nada sirve ir a clase”.

La intervención de Greta Thumberg en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático de 2018, celebrada en Katowice del 3 al 14 de diciembre. Pidió a los responsables políticos hablar claro, sin miedo a ser impopulares, sobre las amenazas del Cambio Climático y sobre los cambios que debíamos hacer y no estamos implementando para incidir significativamente en el problema. Su determinación, la rotundidad de su mensaje, cautivaron a multitud de jóvenes que están dispuestos a movilizarse.

El próximo 15 de marzo la juventud de toda Europa y todo el mundo está organizando una jornada de huelga global para exigir acciones ambiciosas e inmediatas ante la emergencia climática. Estudiantes de ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valencia ya se están organizando porque lo tienen claro: no quieren ser los próximos refugiados climáticos de Europa.

Si el 15M de 2011 la ciudadanía marcó el futuro de nuestro país con un “no nos representan” que impugnaba la inacción política ante la crisis democrática, este 15M climático dirá alto y claro “no nos representan” para impugnar la inacción política ante la emergencia climática. Con ello, este mes de marzo puede dar un vuelco a las prioridades políticas y mediáticas actualmente sumidas en el ruido y el enfrentamiento identitario sin aportar soluciones al cambio climático que ya estamos sufriendo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.