Concentración de denuncia de la hipocresia de Iberdrola: Viernes 29 de Marzo, 10:00 h. frente al Euskalduna

Iberdrola es una compañía con una actividad publicitaria enorme. A sus numerosos anuncios en televisión y prensa escrita, debemos añadir las numerosas actividades y financiaciones que realiza con el único fin de que su nombre sea asociado a buenas prácticas y así garantizar actuales clientes e incorporar otros nuevos.El viernes día 29 de marzo Iberdrola celebra su Junta de Accionistas y veamos en realidad cuales son sus buenas práctica de esta multinacional.

En 2018 Iberdrola ha obtenido 3.000 millones de euros de beneficio neto, con un incremento del 7,5. El presidente, Ignacio Sánchez Galán, ha recibió una retribución de 9,5 millones de euros en 2018. De esta retribución 6,224 millones de euros corresponden al su salario, de los que 3,25 millones de euros son en concepto por retribución variable anual.

El consejo de administración percibió 16,7 millones de euros, frente a los 16,6 millones de euros del año anterior. La retribución total al accionista durante este ejercicio ascenderá a 0,351 euros brutos por acción, un 7,7% más que el importe distribuido en 2017.

Iberdrola también se jacta de frenar la pobreza energética y no paran de producir comunicados con sus logros, que los medios de comunicación reproducen a pies juntillas. Han difundido la idea de que “garantiza a todos sus clientes residenciales en España la protección frente a la suspensión de los suministros de luz”. Mientras la pobreza energética sigue aumentando por la precariedad y los bajos salarios.

Esta multinacional  y el resto de eléctricas sigue disparando año tras año los precios de la luz. Así en España con un precio de 0,24 dólares por kwh, es el quinto país con la electricidad más cara del mundo solo por debajo de Alemania (0,33), Bélgica( 0,28), Italian(0,27) y Portugal(0,26). Países con salarios más altos que en España, tienen precios mucho más bajos;  Reino Unido (0,22), francia (0,19) EE.UU. (0,13).

Iberdrola ha querido proyectar una imagen verde, de ser una empresa que apostaba por las renovables. Lo cierto es que no lo es ni lo era: por todas las nucleares que tenía (tiene), por todas las térmicas que tiene. Si bien, como ya hemos dicho es de aplaudir el cierre de las centrales térmicas de carbón;Lada (Asturias) y Velilla (Palencia) Iberdrola, como acostumbra, calla su gran apuesta por centrales de ciclo combinado, a gas, que aunque de menos emisiones, también contribuyen considerablemente al cambio climático, y que sobre todo han perjudicado el gran desarrollo que tuvo la solar en el estado. En total en el estado posee 7 centrales, que suponen 14 grupos en total.

Pero es más alarmante su apuesta en el extranjero, sobre todo en México donde ya posee 5 plantas, 3 térmicas y dos de cogeneración, y además planea construir siete nuevas plantas. En Brasil también posee 4 plantas, y en el reino Unido otras 4 mientras que en Estados Unidos cuenta con 6 subsidarias exclusivamente de gas.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.