Acción ante la sociedad pública de alquiler de vivienda protegida

La LEY DE VIVIENDA VASCA, aprobada en junio de 2015, se está incumpliendo, y retrasando injustificada-mente su desarrollo. El parque de viviendas de gestión pública está estancado. Se demora el tomar medidas para que miles de viviendas deshabitadas cumplan la función social prevista en la ley.

No se toman medidas contra la burbuja especulativa de alquileres. El G.V. comparece públicamente, una y otra vez, ANUNCIANDO INTENCIONES que no se cumplen, y que no sirven para responder a la actual emergencia habitacional.

Como resultado, se han disparado los precios de alquiler, 1.096 euros de media en la CAV el año pasado, y han proliferado los pisos turísticos. La dramática consecuencia es el aumento espectacular de los desahucios de alquiler, muchos de los cuales no pasan por el juzgado y no aparecen en las estadísticas.

Además, hay arrendadores que directamente exigen condiciones discriminatorias que excluyen a colectivos vulnerables, y prolifera el alquiler de habitaciones, sobre todo de familias monoparentales, sin contrato ni derecho a empadronamiento. Actualmente, más de un 40% de los contratos de alquiler en el mercado privado son clandestinos.

Lo grave es que ni los ayuntamientos ni el GV cumplen esta obligación, con el argumento de que no tienen viviendas. Los pisos de acogida de los ayuntamientos son insuficientes, y no responden a las necesidades de vivienda de urgencia, que son crecientes.

Los 60 pisos para emergencias que dice disponer el GV nunca están operativos, y convierten en papel mojado la asignación directa prevista legalmente. No podemos seguir esperando, como propone el GV, porque no tenemos tiempo, porque está en juego la vida de familias vulnerables, que tienen derecho a una vivienda adecuada y asequible.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.